La Libertad -  Flora y Fauna

 

La flora y fauna en el departamento de La Libertad varía de acuerdo con los pisos altitudinales, por la temperatura y los suelos donde se desarrollen las diferentes especies. Así, el desierto, a pesar de sus extremas temperaturas y condiciones para la existencia de algún tipo de vida, son varios los árboles que han hecho de este agreste paisaje su hábitat natural. Algarrobos, cactus y zapotes son por lo general la flora característica del desierto liberteño. En algunas colinas, gracias a las pocas garúas que se precipitan, crece una grama que la cubre por  completo, y, cuando esto ocurre reciben el nombre de lomas. En estas lomas habitan varias especies animales, entre los que resaltan el zorro costero, variadas especies de murciélagos, palomas, pamperos, el huerequeque y la lechuza de los arenales. En cuanto a la flora, destacan las cactáceas, herbáceas y distintos tipos de matorrales como el chillco y la caña brava. En la serranía el animal más protegido es el guanaco, camélido que llega alcanzar hasta 1,70 m de altura. Para su conservación se han creado varias reservas y santuarios con el fin de resguardarlo de los cazadores furtivos. Igualmente la puya Raimondi esta protegida dentro de las áreas protegidas, en especial, en la Reserva Nacional del Calipuy.

Desierto del Pacífico

Formado por abundantes dunas litorales, algarrobales, bosques de galería y oasis fluviales (valles), su relieve es mayormente plano. De clima cálido en verano y húmedo en invierno, es una zona con nieblas casi permanentes, las cuales se originan en las corrientes frías marinas y producen la llamada garúa invernal o llovizna de la costa. En ciertas colinas, estas neblinas se condensan produciendo un excedente de humedad tal que permiten la formación de un particular ecosistema conocido como “lomas”.

La flora está representada por cactáceas, herbáceas y matorrales (como el chillco, la caña brava, el sauce y el huarango). En la fauna destacan el zorro costero, variadas especies de murciélagos, palomas, pamperos, el huerequeque y la lechuza de los arenales. Los ríos que descienden de los Andes permiten, además, la existencia de colonias de camarones y variedades de peces de agua dulce.

Serranía esteparia

Ubicada en la parte occidental de la Cordillera de los Andes, entre los 1 000 y 3 000 metros sobre el nivel del mar, posee dos estaciones bien marcadas: una de estío (de abril a noviembre) y una de lluvias (de diciembre a marzo). Conformada por bosques secos, formaciones de cactáceas y vegetación altoandina, que crecen en altas montañas, esta zona constituye —junto con el desierto del Pacífico— el hábitat del guanaco, una especie de camélido silvestre que actualmente se encuentra en peligro de extinción. La flora en esta región es diversa, con especies como el chachacomo, el capulí, la cantuta (flor nacional del Perú), el aliso, el molle, el sauce, el carrizo, el chocho y la retama, entre otras. La fauna está representada por diversas aves: perdices, rapaces, variedades de picaflores y fringílidos. El zorro andino, la vizcacha, la zarigüeya o muca-muca, el gato montés y el venado de cola blanca habitan también en esta región.

Puna y altos Andes

En esta región, que se yergue sobre los 3 800 metros sobre el nivel del mar, se encuentran los bofedales, los tolares, las planicies de gramíneas (ichu) y las lagunas de aguas esmeralda. Allí se forman los principales ríos peruanos. En las zonas más aisladas subsisten todavía algunos bosques de queñual y kolle, los más altos del planeta y en peligro de extinción por la tala indiscriminada de la que son objeto. De clima frío, presenta heladas constantes y una gran variación de temperatura, que puede llegar a 40°C durante el día y descender abruptamente durante la noche.

La joya botánica más importante de este ecosistema es la puya de Raimondi, también llamada titanka o keshke, especie que crece sobre los 3 700 metros sobre el nivel del mar, en las punas de Perú y Bolivia. Pertenece a la familia de las bromeliáceas y posee la mayor inflorescencia del planeta: más de 20 mil flores producirán un total de diez millones de semillas. Tarda cerca de cien años en alcanzar su floración, tras lo cual la planta muere.

La fauna de esta región está compuesta por la vicuña, el zorro andino, el zorrino, la taruca, el cuy silvestre, gatos andinos y aves como el cóndor andino, varias especies de patos, zambullidores y la kiulla o perdiz de la puna.

El páramo

En la sección oriental del departamento, al este de Tayabamba, provincia de Pataz, las condiciones climáticas sufren un cambio considerable, marcado por una mayor precipitación pluvial que tiene su origen en la concentración de nubosidad proveniente del Atlántico. Este fenómeno crea las condiciones para la formación de una suerte de puna húmeda y la existencia de vegetación andina de alta montaña y bosques de ceja de selva en ciertas zonas protegidas.