La Libertad -  Cultura y vida cotidiana

 

El departamento de La libertad ha sabido conservar sus tradiciones y elementos culturales que la distinguen de los otros departamentos norteños. La cultura liberteña es singular y propia, sus costumbres son guardadas con recelo por los habitantes, que han hecho de la marinera la principal de ellas. Esta danza se baila principalmente en la ciudad de Trujillo, que tiene en el Coliseo Gran Chimú su templo durante el concurso Nacional de Marinera Norteña. Exponentes de todas partes del país  se reúnen en este coloso para bailar al son de las principales bandas y conjuntos. Otra expresión del folclor liberteño lo constituye el caballo de paso. Este animal ha sido adiestrado para que su trote sea asincopado, gracioso y hermoso, siendo su destreza reconocida por los mejores criadores de caballos del mundo entero. Y es que el caballo de paso del Perú es único en su andar, no golpea al jinete y obedece a todas las indicaciones que éste le da.

La marinera

La marinera es el baile característico del folclor liberteño. Esta danza típica peruana muestra toda su gracia en Trujillo, donde ha desarrollado características particulares que la distinguen en su ejecución y ritmo musical de las variedades limeña, piurana y puneña. Aunque sobre sus orígenes existen varias versiones, se sabe con certeza que desciende de la zamacueca y de la mozamala, y cambió su nombre original de “chilena” al que ostenta actualmente, gracias al escritor y compositor huamachuquino Abelardo Gamarra, “El tunante” (1850-1924). Gamarra, en honor de la Marina de Guerra del Perú y la tripulación del “Huáscar”, fallecida heroicamente durante la Guerra del Pacífico, llamó al baile “marinera” o “huascarina”, para distinguirlo de la cueca bailada en Chile.

Después de 1883, la marinera fue conocida como tal en toda la costa norte y central del país. Pícara y graciosa, la marinera es un lance amoroso, combinación de música y danza, bailada en parejas, mediante la cual el hombre trata de conquistar a la mujer haciendo quiebres y moviendo su pañuelo para evitar el desaire femenino, pues la mujer lo esquiva coquetamente. Es todo un símbolo nacional. Para ser completa debe constar de cinco partes: tres jaranas, la resbalosa y fuga.

La ciudad de Trujillo es el centro de reunión anual de celebración de este baile. Todos los años se convoca al Concurso Nacional de Marinera y durante el mes de enero los concursantes de todo el Perú se dan cita en el Coliseo Gran Chimú de la ciudad primaveral para desplegar toda su habilidad. Ésta es la fiesta no religiosa más representativa de la región.

Los caballos de paso

El departamento de La Libertad es uno de los principales criadores de caballos de paso peruanos, bella raza equina famosa en todo el mundo. Aunque a todo lo largo de la costa se cría este caballo que no golpea al jinete cuando camina, gracias a su peculiar paso amblador, al parecer fue en La Libertad donde se inició la formación de esta especie equina. Los hacendados de la región esgrimen a favor de esta posición, entre otras cosas, el hecho de que el famoso pellón sampedrano tuvo su origen hace dos siglos en San Pedro de Lloc, donde se elabora hasta la actualidad. Este pellón se coloca encima de la montura para evitar el roce de las piezas de los aperos con las piernas del jinete, a la vez que le da mayor comodidad en su desplazamiento. Los lugares que actualmente sobresalen en La Libertad por la crianza de caballos de paso son Paiján, Trujillo y Pacasmayo.

Gastronomía

 Es reconocida la excelencia de la cocina del norte del Perú. En la amplia gama de sabrosos potajes típicos destacan:

Pepián de pava: plato preparado con arroz molido y aderezado con ajos y escabeche. Se sirve con una presa de pavo y guarnición de arroz. Cabrito de leche: presas de cabrito guisado servidas con frijoles, yuca, culantro aderezado y una guarnición de arroz.

Adobo de chancho: carne de cerdo aderezada con crema de ají y huevos. Se sirve con papas sancochadas. Causa de lapa: causa de papa amarilla amasada con caldo de pescado a la que se añade ají colorado, pescado trozado, pellejo de chancho, huevos y aceitunas.

Patita de fiambre: patita de cerdo hervida y aderezada con cebollas cortadas en redondelas. Se sirve con yuca, camote y choclo. Shambar: sopa de menestras, que incluye trigo, frijoles o arvejas, a la que se agregan habas sancochadas. Se hierven y se les añade pellejo de chancho, jamón y carne de res, todo se adereza con cebollas y ají colorado. Lo curioso de este plato es que sólo se come los días lunes.

Sopa teóloga: sopa suave que se prepara a base de caldo, trozos de pan y carne de pava. Camarones al ajo: camarones fritos en salsa de ajo. Se sirven untados en mayonesa.

Cecina de res: lonjas de carne vacuna, seca y salada, que se sirven fritas y acompañadas de yucas, cebollas y ají al gusto. King-kong: dulce oriundo de Lambayeque; no obstante, en Trujillo se prepara con algunas características particulares. Consiste en tres capas de una masa de galleta dulce, seca y algo más grande que la lambayecana. Se rellena con más dulce de piña que manjar blanco. En Trujillo también hay king-kong de yema y relleno de guindones y nueces.

Roscones: dulce en forma de rosca, bañados con azúcar nevada. Bizcocho de crema: bizcochuelo dulce preparado en base a yemas.

Machacado de membrillo: dulce de membrillo comprimido y cortado en bloques sólidos. Cuñas de maní: cuadraditos de maní mezclados con miel de chancaca.

Ajiaco: puré picante de papas.