Ancash - Cultura e Vida Cotidiana

cultura ancash

La cultura en el departamento de Ancash es fruto de siglos de intercambio y asimilación de tradiciones españolas que con el tiempo se fueron amalgamando con las andinas, creando una identidad regional particular y diferente. Las costumbres en el Callejón de Huaylas son tal vez la prueba de este sincretismo que ha dado vida al sentir y vivir ancashinos. La tradición folclórica del departamento es particularmente rica con infinidad de variantes locales, aunque conservando una cierta unidad regional. Los bailes son numerosos y muchos están asociados con celebraciones particulares. Entre los más conocidos están la danza de los negritos y el huaylas. Las celebraciones y devociones religiosas son la expresión de un pueblo profundamente creyente. Entre las más conocidas están el Señor de la Soledad y la Virgen del Carmen. La artesanía destaca sobre todo por su producción textil, aunque también se realizan labores en otros materiales como cuero o madera. Por último, la región posee una rica tradición culinaria, expresión del mestizaje entre lo hispano y lo andino. Algunos de los platos principales son el picante de cuy, la sopa de trigo y el puchero.

Folclor

folclor ancash

La riqueza folclórica del Callejón de Huaylas es el reflejo de la construcción de una antigua visión del mundo y de sus relaciones. Es muy famosa la vestimenta de las pallas de Corongo, que danzaban en las festividades religiosas. El departamento de Ancash, por su variedad geográfica y costumbres, tiene un rico y variado folclor que se presenta sobre todo en las festividades patronales. Entre estas danzas destacan: Sacsayhuamán, Huanquillas, Antihuanquillas, Pollas, Negritos y Atahualpa. La chuscada ancashina es alegre y bailable, se combina con el pasacalle, la marinera y el triste. Muchas danzas tienen expresiones de la vida incaica y virreinal; otras representan la guerra y la conquista.

Artesanías

Al igual que en los obrajes coloniales, Ancash destaca por la confección de trajes tradicionales y bordados de polleras. También hay expertos en la fabricación de velones de cera para las procesiones. Son conocidos los trabajos en cerámica de Taricá, las frazadas artesanales de lana de Chavín y los trabajos de totora, hierro forjado, repujado en cuero y cestería de Chimbote.

Gastronomía

picante de cuy

Ancash se caracteriza también por su variada y rica gastronomía, en la que destacan platos típicos como el aka cashqui (sopa de cuy), picante de cuy, llunca cashqui (sopa de trigo), puchero, tojosh api (mazamorra de maíz fermentado), cebiche de chocho, entre otros. Además se ofrece una gran variedad de platos nacionales e internacionales.

Entre las bebidas típicas se encuentran la chicha de jora, el shura cahuita (chicha de aguardiente), el néctar de melocotón (“mata gato”) y el calientito (caliche).

Otros platos populares son el charqui de chancho, cuchicanca (chancho asado al horno), tamales, janca charqui, llunca con gallina, pecan caldo, pachamanca y chicharrón con mote. Complementando esta variedad de platos tradicionales se encuentran el queso mantecoso, quesillo, jamón, la mantequilla, miel de abeja, el manjar blanco de Caraz, dulce de sidras, membrillo, las humitas y la chicha de maní; además, hay diversidad de frutas: capulí, lúcuma, granadilla, chirimoya, guayaba y tuna.