Amazonas - Recursos

El departamento de Amazonas cuenta con ingentes recursos naturales. En la actualidad, la principal actividad económica es la agricultura, pues a ella se dedica la mayor parte de la población del departamento. En particular, el cultivo de plantas como arroz y café en los valles de la selva alta ha alcanzado un gran éxito comercial. La ganadería ha alcanzado un cierto desarrollo gracias a la disponibilidad de extensas zonas de pastos naturales en la región amazónica y a la introducción de especies adaptadas a la región como el ganado cebú y el brown swiss. En cambio, los yacimientos minerales no han sido muy explotados, debido a la inaccesibilidad y la falta de adecuadas vías de comunicación. Sin embargo, se ha comprobado la existencia de yacimientos auríferos y petrolíferos que, debidamente explotados, darían ingentes ingresos a la economía y crearían muchos puestos de trabajo. Por otro lado, la inaccesibilidad a gran parte de su territorio ha evitado la depredación del medio ambiente, permitiendo su conservación como atractivo turístico. Si a ello se suma el potencial de restos arqueológicos como Kuélap, constituye un importante recurso que es necesario desarrollar.

Población

Amazonas tiene el 1,58% de la población total del Perú (406 060 habitantes), de los cuales el 60,5% (246 mil habitantes) habita en áreas rurales, porcentaje que coloca a Amazonas entre los departamentos con mayor población rural, junto a Apurímac, Cajamarca, Cuzco, Huancavelica, Huánuco y Puno. A pesar de ello, en Amazonas también se vive la tendencia generalizada de que poco a poco vaya aumentando la población urbana en relación con la rural. Así, en 1986 se calculaba que el 68,4% de la población vivía en ámbitos rurales, cifra que disminuyó en alrededor de cuatro puntos en las estimaciones del año 2000, que son de 64,5%. Este decaimiento del porcentaje de población rural se debe a migraciones hacia ciudades del propio departamento y también hacia la ciudad de Chiclayo en el departamento de Lambayeque.

Densidad poblacional

La densidad poblacional del departamento es de 10,35 habitantes por km2, una de las más bajas a nivel nacional y muy por debajo del promedio nacional (19,96 habitantes por km2) según las más recientes estimaciones del INEI.

En cuanto a las provincias, la más poblada es la de Utcubamba (124 382 habitantes), con una altísima densidad de 32,22 habitantes por km2. El distrito de Bagua Grande, parte de esta provincia, alberga 52 426 habitantes y ostenta una densidad aun más alta que la provincia misma: 70,2 habitantes por km2.

Tasas de crecimiento y fecundidad

La tasa de crecimiento poblacional registrada en el departamento el período 1999-2000 ha sido de 1,73%, cifra un poco mayor que la registrada en el país (1,68%). En este mismo período, el crecimiento en Chachapoyas, principal ciudad de este departamento, ha sido de sólo 1,41%, una de las menores cifras registradas entre las capitales de departamentos en el país. La importante tasa de crecimiento del departamento se debe no tanto a migraciones de otras regiones (en años anteriores, la migración de cajamarquinos ha sido importante) sino a una importante tasa de fecundidad, una de las más altas del país: 4,5 hijos por cada madre (la más alta se registra en Huancavelica, con un índice de 5,4). Ahora, con esta importante fecundidad, la tasa de crecimiento no es mayor, quizás por la elevada tasa de mortalidad infantil (52,0 por mil); la más alta también se registra en Huancavelica (86,0 por mil).

Población masculina y femenina En Amazonas, la población masculina es ligeramente superior a la femenina, según las ultimas estimaciones del INEI: 206 886 son hombres (50,95%) y 199 174, mujeres (49,05%). Estas cifras son diferentes del promedio nacional, en el que la mayoría es femenina, con el 50,41% de la población.

Población de la selva La población que habita en la selva de Amazonas es mayoritaria; 297 600 habitantes aproximadamente (73,2%). De ellos, unos 30 mil corresponden a nativos amazónicos como los aguarunas (awajun) y huambisas (wampis), que habitan principalmente en las provincias de Condorcanqui y Bagua.

Índices de cultura, salud y trabajo

En cuanto al nivel cultural del poblador de Amazonas, se registra (según el censo de 1993) una tasa de analfabetismo del 19,9% entre la población de 15 y más años; esta cifra es demasiado alta, considerando que el promedio nacional es de 10,3%. En estos resultados influye la elevada población nativa del departamento. El promedio de escolaridad es de 23,2 alumnos por cada profesor, cifra muy cercana al promedio nacional de 23,4.

Los indicadores de salud son deficientes respecto del número de doctores por habitante, pero son bastante buenos en cuanto al promedio de establecimientos de salud por cada habitante. Como promedio, existe un índice de 3,3 médicos por cada 10 mil habitantes, promedio inferior al total nacional. Por otro lado, la infraestructura médica (siete establecimientos de salud por cada 10 mil habitantes) es la tercera más alta del país, siguiendo a Madre de Dios y Pasco. Estos índices se relacionan con la esperanza de vida que registra el departamento (67,7 años), cifra por debajo del promedio del Perú (68,3 años).

En cuanto al trabajo y empleo, el censo de 1993 señaló que el 30,45% de la población de Amazonas era económicamente activa (107 815 personas). El 77,34% de esa población era de sexo masculino y el resto, femenino. De esos 107 815 habitantes entre 6 y más años que trabajaban en 1993, la tasa de actividad económica de la PEA de 15 y más años era sólo de 55,10%. De esa PEA mayor de 15 años, la gran mayoría se dedicaba a la agricultura (74,50%) y sólo el 19,20% a los servicios. La población asalariada de esa PEA mayor de 15 años era del orden del 31,20% (18 534 personas).

Nivel de vida

El censo de 1993 registró que el nivel de vida en el departamento es muy bajo, visto desde una óptica occidental. Ello tiene directa relación con la gran cantidad de pobladores que viven en los ámbitos rurales. De los 77 584 hogares registrados, sólo el 18,4% contaba con agua potable, cifra muy lejana del 43,1% de promedio nacional. El alumbrado eléctrico estaba presente sólo en el 17,7% de los hogares (el promedio nacional es de 54,8%); sólo el 11,7% de hogares contaba con servicios higiénicos (promedio nacional: 35,6%). Los habitantes por hogar eran de 4,3 personas, cifra muy cercana al promedio nacional, de 4,4. La cifra de posesión de al menos un medio de locomoción es de 5% (1 de cada 20 amazonenses), cifra mucho menor que el promedio nacional: 22,2%.

Explotación forestal y agricultura

Actualmente, la actividad económica más productiva del departamento es la explotación forestal, que se realiza fundamentalmente en los bosques amazónicos, aunque también en los andinos. Las especies maderables más explotadas son caoba, cedro, tornillo, maruá, palo violeta e ishpingo. Además, se explota selectivamente flora medicinal y especies ornamentales.

La actividad económica más difundida en el departamento —y a la que se dedica el 74,5% de la población económicamente activa mayor de 15 años— es la agricultura, que cuenta con mayor tradición histórica. En las laderas y fondos de valle del área andina se cultiva productos como papa, oca, olluco, maíz y algunos frutales. Pero la mayor riqueza se obtiene en las provincias selváticas, en especial Utcubamba y Bagua. Justamente, en los valles de los ríos Utcubamba y Chiriaco se cultiva con gran éxito arroz en los pisos más bajos y café en los pisos más altos. Además, en menor escala se siembra cacao, yuca y frutas tropicales como plátano, piña, chirimoya, granadilla y tunas. La actividad agrícola aún es muy precaria en el departamento, sólo en Bagua se ha experimentado una significativa modernización, lo que permitió a Amazonas ubicarse como el quinto mayor departamento productor de arroz en el año 1993.

Ganadería

Amazonas tiene buenas condiciones para el desarrollo de la actividad ganadera gracias a la existencia de una considerable extensión de pastos naturales: 212 371 hectáreas (según el Censo Nacional Agropecuario de 1994), que se encuentran sobre todo en la región andina, donde se practica una ganadería extensiva, especialmente de vacunos.

En la región selvática —en particular en las provincias de Utcubamba, Bagua y Condorcanqui—, en cambio, se debe cultivar los pastos. Se cría sobre todo vacas y más precisamente el llamado ganado “amazonas”, especie desarrollada por primera vez en Bagua en 1968, al cruzar el cebú hembra de raza hellore con toros de raza brown swiss. Este ganado se difunde cada vez más por toda la selva alta del Perú y tiene características especiales para adaptarse al medio amazónico. Según el censo de 1994, las cabezas de ganado vacuno en Amazonas sumaban la nada despreciable cantidad de 139 267 animales.

Otros animales criados en este departamento son el ganado ovino (27 180 cabezas en 1994), porcino (34 421 cabezas), caprino (6 139 cabezas) e incluso camélidos, aunque de poca población (282 animales). Otro tipo de producción pecuaria son los equinos, que no fueron considerados en el censo de 1994 pero están presentes a lo largo de todo el departamento como elementos de tracción y de carga.

Industria, caza y pesca

La industria no se encuentra muy desarrollada y es bastante artesanal. Se distinguen las instalaciones para el pilado de arroz en Utcubamba y Bagua. Otras pequeñas industrias son los múltiples aserraderos, plantas para elaborar chancaca, aguardiente de caña, ladrillos, tejas, aguas gaseosas y pequeñas fábricas de hielo. También hay plantas donde se elabora quesos y mantequillas.

La caza y la pesca son actividades menores e intrascendentes económicamente. La caza de venados, perdices y patos se practica en las alturas andinas; y sachavacas, sajinos, venados, monos y diversas aves en la región selvática. La pesca se practica en ríos y lagunas: truchas en la laguna de Pomacochas y doncellas, zúngaros, bocachicos en los ríos Marañón y Santiago.

El futuro: turismo, minería y petróleo

La actividad de mayor perspectiva económica para el futuro es el turismo. Quizás no exista hoy en el país un departamento con tanta riqueza turística. Para los amantes de la arqueología y la historia, están las construcciones de los chachapoyas como Kuélap, Karajía, Revash, la Laguna de los Cóndores y más de 300 restos arqueológicos de importancia. A ello se suma el encanto arquitectónico de las casonas coloniales de la ciudad capital. Para los amantes de las emociones fuertes, el río Marañón y su peligroso pongo de Manseriche son un desafío, además de la posibilidad de practicar canotaje en ríos como el Comaina, Santiago y Nieva. Los amantes de la naturaleza encontrarán en la laguna de Pomacochas, las cataratas del Chiriaco y los diversos ríos y pongos, increíbles ejemplares de fauna y flora e impresionantes parajes multicolores.

Otras actividades de enorme proyección son la minería y el petróleo, por los importantes yacimientos auríferos y petroleros de la provincia de Condorcanqui. La Cordillera del Cóndor es un terreno muy rico en productos minerales metálicos: oro, plomo, zinc, plata, magnesio, molibdeno y platino. El petróleo se encuentra fundamentalmente en las cuencas hidrográficas del Santiago y del Nieva.